martes, 6 de septiembre de 2011

MENORCA EN KAYAK. (PARTE 3)

VIENDO: Nada
ESCUCHANDO:

Antonia Font - Alpinistes samurais








Es genial despertarse y, en lugar de ver el techo y la ventana de tu habitación, asomarse a un paisaje así:


La verdad es que no hemos pasado buena noche no sé por qué y eso se nota en el cansancio. Hoy era un día de descanso y recuperación unido al de mañana. Aquí lo podéis ver.
Nada más salir, nos paramos y nos comunicamos nuestro estado, por la mañana no hubo mucha comunicación. Nos lo tomamos con mucha calma y decidimos parar en Cala en Porter para abastecernos de agua, principalmente, y desayunar algo.


El señor encargado de alquilar los patines y kayaks, se encargó de vigilar nuestros barcos mientras nosotros hacíamos la compra y tomábamos algo a ver si nos reponíamos un poco.
Fue mano de santo, al salir de la playa, como por arte de magia, nos encontramos mucho mejor, con más energía, como le gusta decir a Gerard y pudimos disfrutar de las cuevas en, casi, plenitud de facultades.
Como casi siempre es mejor una imagen que...


La zona de Cales Coves es genial, monumental. Cova d'en Xoroi, Sant Josep...



Ese punto de luz es el frontal de Gerard:


Yo:


Queremos llegar a Binibeca Vell y recuperar el día perdido. Allí queremos buscar un sitio donde dejar los kayaks y pasear por el pueblo, cenar en un restaurante y descansar bien. De nuevo hay que hacer mención de la gente que nos encontramos en el camino. Nada más llegar al pueblo, no tuvimos que buscar mucho para hacer todo lo que os he dicho. En el mismo malecón había un hombre que se encargaba del puerto y no tuvimos que decirle nada. Nos ofreció el puerto para que dejásemos los kayaks, además nos hizo un regalo cojonudo:

-Ahí tenéis una mangera de agua dulce, el agua es buena para beber.

-Muchas gracias, le queríamos decir...

-Nada que decir es lo que a mí me gustaría. Si alguien os dice algo le decís que "El Marinero" os ha dado permiso.

Juas, juas, ducha fresquita con jabón de coco, depositos de agua rellenos como camellos, y ropa seca y limpia. El Marinero se merece una estatua.


Él también nos dio la bienvenida:


En el pueblo disfrutamos de una buena cena, pulpo a la menorquina, cervecita fresca, carne en salsa, pan con tomate (delicioso por cierto), patatas menorquina, tabla de quesos de la isla y algunas cosas más.
Del pueblo hay bastantes fotos os pongo las más chulas:



Yo paseando mi camiseta de AC/DC:


Gerard haciendo de otro personaje histórico:


Ah!!! Se me olvidaba El Marinero también nos ofreció una cueva para dormir y menos mal porque esa noche cayó la de dios.


Pd.- En esta etapa encontramos bastante porquería en el agua.
Pd 2.- Gerard sigue con tos, la tiene desde el primer día.
Pd 3.- Hoy consigo que no le entre casi agua al kayak, pero no puedo practicar el eskimo, uno de los objetivos del viaje.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Compañero!

Leerte es adictivo, quiero más posts!!!

Muy fidedigno todo, le he pasado el link a interesados varios.

Espero con ansias de marinero perturbado por ingerir excesiva agua salada la parte 4.

Un abrazo.

Gerard Grumete Cocinero.

Nombre: Sianakrom dijo...

JAJAJAJAJA
Merci máquina, me alegro mucho. Ahora me pongo a ello y la cuelgo en un ratito.

Ciao