martes, 30 de abril de 2013

ABUSONES DE BALCONES

VIENDO: South Park
ESCUCHANDO: Rac1

Son las 07:00 de la mañana y se levanta un día apacible. El sol, asomando sus primeros rayos por el este; el cielo, azul con pinceladas de algodón aquí y allá; el viento, una suave brisa que refresca la piel y te hace sentir bien.

(Fundido a negro cinematográfico después de unos ojos que se cierran. Elipsis)

Son las 19:00 y hace apenas un ratito el sol se ha escondido y las nubes de algodón han dado paso a unos nubarrones que se han disuelto en un cielo gris y amenazador. El agua empieza a caer con relativa fuerza y tú, inconsciente, decides intentar llegar a casa guareciéndote bajo los balcones. Pero es imposible, cada cinco metros te encuentras a tu paso o un hombre, o mujer o cosa que armado con botas de agua, traje seco, anorak, chubasquero, capa de senderismo, gorra, pasamontañas y un paraguas descomunal bajo el que cabría el/ella/ello y toda su parentela. Aún y con eso, eres tú, pobre diabl@ que tienes que apartarte ya que el elemento que te barra el paso se ha adherido a la pared, cual salamandra, en una clara muestra de que él se quedará ahí, parado si es necesario, hasta que tú te apartes.

El final de la historia ya lo conocéis: llegas calado a casa no sólo por la lluvia sino porque, además, la mayoría de las veces que te apartas cae un chorretón de un balcón que se cuela entre tu cogote y tu ropa (Murphy siempre presente), por esa extraña manía de ir con la cabeza gacha cuando llueve, como si el agua, así, fuese a esquivarte.

¿Acaso esos paraguas gigantes se funden al contacto con el agua?
¿Los chubasqueros, anoraks y botas de agua son de un material químico que al contacto con la lluvia se transforman en sangre de Alien y te roe hasta los huesos?

Si alguien lee esto y es uno de esos "bichos" que actúa así, POR FAVOR, que nos lo explique  para que yo y otros tantos millones comprendamos el por qué de esa actitud.

Ciao, ciao, ciao.

No hay comentarios: