sábado, 29 de diciembre de 2012

AÑORANZA OCHENTERA

VIENDO: Nada
ESCUCHANDO:


ACDC - Highway to hell



El otro día quedé con mi colega, Gerard, y como viene siendo habitual  las mejores conversaciones son siempre al final. Se despidió en medio de una condensada e interesante clase de economía, pendiente aún no lo olvides. Pero es la conversación anterior la que me ha llevado a iniciar un mail que le iba a enviar...

Ya que el pedazo de cabrón está "desaparecido en combate",   bueno vale muy ocupado, pero no es tan literario como la frase anterior.

... Y  en el que he acabado divagando, para variar, y se ha convertido en un post. Hablábamos de las pelis de acción de los 80 y sus protagonistas y, por supuesto, acerca de la gran falta de esos héroes de acción en nuestros días. Pelis entretenidas, pero con protas excesivamente pulcros, Statham de Armani, y... Ah sí, os había comentado la falta de héroes de acción puros en nuestros días?

Retomando la frase literaria anterior, que me lleva a un momento de la ya mencionada conversación, continuaré como si en el coche me hayase de nuevo. Teletranspórtame Spock.

Desaparecido en combate... Para continuar con la charla sobre esas grandes pelis de los 80, en la que se podía matar indiscriminadamente y con socarronería ya que el guión se encargaría de darle una rocambolesca "razón de peso" para exterminar una aldea, pueblo, especie o variante genética... SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII... (respirando) SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

También estaba la vertiente sexual, en casi todas esas pelis salían por lo menos un par de tetas y unos cuantos tratos, políticamente incorrectos (por usar un eufemismo) hoy día, hacia las mujeres. Pero las mejores eran las de serie B de terror en las que, también, el guión esgrimía unas razones de "peso" para mostrar, también como decíamos en los 80, tantos melones y bullates como fuese posible. La máxima expresión de lo que os digo es el final de Aullidos 3, cada vez que me acuerdo me estoy riendo 5 minutos a mandíbula batiente, recuperadlo. Es impagable ver un  montaje de una escena en la que la jefa de las mujeres lobo desnuda su exuberante busto y esta imagen se repite sin cesar durante todos los créditos finales.

Los ejemplos podrían ser infinitos, pero cada uno tendrá sus recuerdos favoritos, y yo no voy a intervenir en ellos. Ahora os dejo y voy a ver una del más grande de todos, en todos los sentidos: COMMANDO

Ciao, ciao, ciao.

Pd.:

MALO-Me dijiste que me matarías el último !!!!!!!!!!!
SCHWARZI- Te engañé.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola mister!!

que gran articulillo. (quiero que en una peli vuelva ha salir un contador de muertos, especialmente de muertos policías, como en terminator 1...)

martes te mando un gráfico... más que nada para desaogarme con alguien. jajajaja

Anónimo dijo...

Woah thiѕ weblog iѕ wondеrful і lovе
геаding your ρosts. Stаy up the great paintings!
You knοw, lots of perѕons arе hunting round for this info, уou can
aіd them greatlу.

Takе a look at my weblog: Claimfreemicrosoftpoints.Webs.com